Eduardo Yáñez

Tras pleito con periodista Eduardo Yáñez logró tener su propia piñata como Gabriel Soto

Eduardo Yáñez vuelve a protagonizar un escándalo y ahora le dedican una piñata como hicieron con Gabriel Soto luego de que saliera a la luz su video privado.
miércoles, 20 de enero de 2021 · 17:31

Parece que Eduardo Yáñez no puede controlar su temperamento y otra vez volvió a agredir a un periodista lo que lo colocó de nuevo en el ojo del huracán. Por este bochornoso momento el galán de telenovelas se ganó una piñata con su imagen al mejor estilo de Gabriel Soto. 

Y es que Piñatería Ramírez esta decidida a seguir alcanzado popularidad por dedicar diseños exclusivos a los escándalos de las celebridades. Luego de hacerse conocidos por su piñata de Gabriel Soto, ahora apuestan de nuevo a la imagen de un famoso para captar la atención de los seguidores en redes sociales. 

Cabe recordar que esta acción molestó a Soto, quién mandó a que se comunicaran con los dueños del negocio y se les informaran que estaban haciendo un uso indebido de su imagen e incluso que no habrían pagado para hacerlo. Pero los propietarios de la insólita piñatería aseguran estar cubiertos de forma legal por lo que una demanda es imposible. 

En esta oportunidad el blanco de las burlas fue nada menos que Eduardo Yáñez, quién el pasado 18 de enero protagonizó un escándalo al golpear el micrófono de un reportero que, junto a otros periodistas- intentaban entrevistarlo. 

Yáñez quiso justificar esta manera de reaccionar asegurando que la persona que intentaba entrevistarlo no estaba guardando la distancia prudente, una medida sanitaria indispensable para resguardarse de cualquier contagio. Pero lo cierto es que la imagen de la piñata recrea otra penosa situación de Eduardo en el año 2017. 

En aquella oportunidad, el galán maduro se inmortalizó en la frase 'No me faltes el respeto' previo a lanzar una bofetada a un reportero de Univisión en una alfombra roja en Los Ángeles. En ese momento no pudo contenerse frente a las preguntas sobre su hijo que le hicieron. 

Ese atuendo, un traje azul en combinación con una camisa del mismo tonol, es el mismo que utilizó Piñatería Ramírez para hacerle el producto. Y es que el detalle que más gracia causa es una mano gigante que intenta imitar el momento en el que Eduardo se dispone a lanzar una bofetada.