Arturo Peniche

La dura lección que recibió Arturo Peniche y lo obligó a trabajar de bolero

El actor reveló una de las anécdotas más duras que vivió en su niñez y gracias a la que aprendió grandes valores.
domingo, 11 de abril de 2021 · 11:30

Uno de los actores más queridos de la televisión mexicana es Arturo Peniche. El galán, entrado en años, supo conquistar el corazón del público gracias a las múltiples novelas que protagonizó y que lograron alcanzar gran popularidad. Su carrera como actor estuvo marcada por éxito y esto fue gracias a un arduo y duro trabajo. 

Parte de su buena suerte a la hora de mantenerse vigente en un ambiente tan competitivo como la televisión se debe a su forma de trabajo. Y es que pocas han sido las veces en las que Peniche tuvo problemas con sus compañeros, incluso logró mantener su carrera alejada de los escándalos. 

Esto se debe a que cuando fue muy chico su padre le enseñó una dura pero necesaria lección. Todo se remonta a cuando el actor tenía tan sólo 8 años de edad. Como todo niño cometió una travesura pero se llevó un gran aprendizaje. Según informó el medio Distrito Comedia el mismo actor narró como le robó 10 pesos a su padre, el cual los tenía como ofrenda al Santo del Niño de Atocha. 

Cuando fue descubierto, el adulto le pidió a Arturo que le regrese el dinero como sea. Pero ¿de dónde iba a sacar 10 pesos un niño de 8 años? Lo cierto es que por aquellos años 10 pesos tenían un valor mucho mayor que en la actualidad. Y su progenitor quería que comprendiera la dimensión de sus actos. 

Peniche utilizó el dinero para gastarlo en comida y golosinas, además que les ofreció los caramelos a sus amigos del barrio de Iztapalapa. Fue en ese momento en el que su padre le consiguió un cajón de bolero para que pudiera comenzar a trabajar y así recuperar el dinero que le debía. 

Este fue el primer trabajo del actor, cuando apenas era un niño debió juntar el dinero sustraído. Esta historia fue contada en varias oportunidades por el actor. Para él representó una importante lección de vida puesto que aprendió a valorar lo que se tiene, el trabajo y también a ser responsable cuando se comete una infracción.