Disney

Así es como Disney mintió sobre 'La Bella durmiente'

Te contamos la perturbadora historia de 'La Bella durmiente' que Disney modificó para su película.
miércoles, 14 de abril de 2021 · 15:30

Disney nos ha regalado grandes películas a lo largo de su historia. Muchas de ellas se convirtieron en verdaderos éxitos, motivo por el que la compañía se dedicó a lanzar las versiones live action de las mismas. Pero durante mucho tiempo se le cuestionó a Disney crear determinados imaginarios respecto al amor. 

Muchas de las verdaderas historias que inspiraron sus clásicos están lejos de ser esos cuentos maravillosos donde todo es perfecto y el final es feliz. Este es el caso de 'La Bella durmiente'. En la historia que narra la empresa de Mickey Mouse se cuenta la historia de la princesa Aurora y como es rescatada por un príncipe de las manos de su perversa madrastra. 

Ella fue condenada por Maléfica a dormir y sólo despertar cuando encuentre el beso de su verdadero amor. Este relato se basó en el cuento infantil 'La Belle au bois dormant' del escritor francés Charles Perrault. Aunque también se retoman algunos detalles de 'La Bella durmiente del bosque' de los hermanos Grimm. 

 

Pero lo que pocos saben que la historia de Grimm esta inspirada en el relato italiano 'Sole, Lune e Talia'. Esta narración se encuentra repleta de detalles realmente tenebrosos. La verdad es que el personaje de Aurora cae en un sueño profundo al momento de pinchar su dedo con una espina de lino. 

Su padre decide dejar su cuerpo en el sillón y colocarlo dentro de una habitación del palacio. Pero en esta historia no aparece un príncipe que con un beso termine el hechizo. El propio Rey es quién lograría la princesa despierte. Esto sucede cuando Aurora tiene dos hijos y cuando uno de estos logra extirpar la espina que la tenía mantenía dormida.  

Cuando el Rey se entera que Talía (Aurora) esta viva y tiene dos hijos se lo comunica a la Reina, la cual enloquece y le ordena al cocinero que los asesine a los niños y se los sirva al Rey como banquete. El hombre se apiada de los pequeños y se los entrega a una pareja para que los críe como propios.

En su lugar, y para engañar a la Reina, consigue dos cabritos y le hace creer que son los hijos del Rey con Talia. Finalmente, la Reina ordena que Talía sea arrojada al fuego pero cuando el Rey se entera consigue terminar con las maldades de su esposa prendiéndole fuego.