Entretenimiento

Rusia acaba de hacer estallar un satélite: Estados Unidos emite alerta ante posible colisión con los desechos orbitales

El Departamento de Estado de EE.UU. confirmó posteriormente que los restos se produjeron cuando Rusia probó un arma antisatélite (ASAT) y destruyó intencionadamente uno de sus propios satélites, que se encontraba inoperativo esto puso en peligro la estación espacial .

Rusia acaba de hacer estallar un satélite: Estados Unidos emite alerta ante posible colisión con los desechos orbitales

El pasado 15 de noviembre, los astronautas a bordo de la Estación Espacial Internacional recibieron la orden de buscar refugio en su nave espacial acoplada en caso de una colisión catastrófica. La estación estaba a punto de atravesar una nube de desechos orbitales recién creada que suponía un riesgo importante para sus siete viajeros a bordo.

El Departamento de Estado de EE.UU. confirmó posteriormente que los restos se produjeron cuando Rusia probó un arma antisatélite (ASAT) y destruyó intencionadamente uno de sus propios satélites, que se encontraba inoperativo esto puso en peligro la estación espacial. El impacto dejó  cientos de miles de escombros que ahora suponen un riesgo para la tripulación de la ISS y otros satélites en órbita. 

Desde entonces, el Ministerio de Defensa ruso ha emitido un comunicado en el que ha confirmado la prueba, pero niega cualquier riesgo para la estación espacial: "Estados Unidos sabe con certeza que los fragmentos resultantes, en términos de tiempo de prueba y parámetros orbitales, no supusieron ni supondrán una amenaza para las estaciones orbitales, las naves espaciales y las actividades espaciales".

Aunque esta demostración fue una sorpresa, no es la primera vez que las pruebas de armas antisatélite producen residuos peligrosos en órbita. A media tarde de ese mismo día el 15 de noviembre, Los Estados Unidos confirmaron que Rusia había realizado una prueba disparando intencionadamente un misil contra un satélite de inteligencia soviético desaparecido llamado Cosmos 1408, que formaba parte del sistema Tselina-D. El misil destruyó el satélite de 2200 kilogramos, produciendo cientos de miles de restos que ahora están en órbita.


 

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias