Entretenimiento

La historia detrás de "En el Muelle de San Blas" de Maná

Este éxito de Maná esconde una trágica historia de una mujer que su único sueño era poder casarse

Rebeca Méndez fue conocida como “la loca del muelle de San Blas”, su historia inspiró al grupo Maná para escribir una de sus canciones más famosas.
Rebeca Méndez fue conocida como “la loca del muelle de San Blas”, su historia inspiró al grupo Maná para escribir una de sus canciones más famosas.

“En el Muelle de San Blas” es una de las canciones más populares de Maná y detrás de ella se esconde la historia de Rebeca Méndez, una mujer que esperó a su verdadero amor en el muelle de Nayarit.

Rebeca Méndez es conocida como “La local del muelle de San Blas”, y su historia llegó a todos gracias a la canción de Maná. Ella nació en 1943 y falleció en el 2012.

Más noticias de Entretenimiento:

LOS MEJORES DESTINOS TURÍSTICOS EN MÉXICO PARA VIVIR EN PAREJA
LAS MEJORES NOVELAS MEXICANAS PARA VER EN NETFLIX

Desafortunada en el amor

Su historia de desamores comienza en Guadalajara, donde su carrera como cantante se vio interrumpida con el embarazo de su hija Leticia; además de que no le permitieron casarse con el padre, la familia del hombre se negó a esa relación y los quisieron separar por todos los medios.

Luego de esto, Rebeca tuvo otros dos hijos en distintas relaciones, pero nunca pudo formalizar ya que su nueva pareja era un hombre casado. Su deseo por casarse fue tan fuerte que se vistió de novia y tiempo después fue enviada a un manicomio, ella perdió todo ya que la retiraron de la herencia de su familia y sus hijos fueron enviados a Italia.

Rebeca escapó del manicomio luego de un temblor de 8.1 grados, deambuló por las calles en busca de sus hijos y su enamorado, así es como llegó al muelle de San Blas en Nayarit. A pesar de todo, le llegó una tercera oportunidad en el amor; conoció a un hombre mucho menor que ella pero que la amaba, cuando parecía que todo tendría un final feliz, el joven falleció en un accidente.

Desde entonces, Rebeca se mudó a las cercanías del muelle, ella vendía muñecas de tela para poder mantenerse y en ocasiones se le veía vestida de blanco como si fuera novia, así se ganó su apodo como “la loca del muelle de San Blas”.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias